¿Qué tipo de prevencion busca la Punicion?

Cinco cosas sobre la disuasión

Los programas integrales de prevención de la delincuencia deben incluir medidas eficaces para prevenir la reincidencia y detener el ciclo de adaptación fallida de los reincidentes. Los delincuentes que salen de prisión se enfrentan a una serie de retos que pueden dificultar su capacidad para convertirse en ciudadanos respetuosos con la ley. Son especialmente preocupantes los delincuentes de alto riesgo con un largo historial delictivo. Una característica clave de las estrategias de prevención de la delincuencia que han tenido éxito es la atención a la reintegración social de los ex reclusos en la comunidad y el desarrollo de intervenciones diseñadas para reducir los niveles de reincidencia. Estas intervenciones representan una amplia gama de esfuerzos patrocinados por el sistema de justicia, a menudo en colaboración con organismos y organizaciones de la comunidad. Los programas de reinserción de delincuentes se dirigen a los factores dinámicos de riesgo asociados a la reincidencia y hay iniciativas específicas que se centran en retos concretos a los que se enfrentan los delincuentes, como el abuso de sustancias y el desempleo, mientras que otras se dirigen a grupos específicos de delincuentes, como los delincuentes sexuales y los delincuentes juveniles de alto riesgo. Los programas de reinserción de delincuentes pueden agruparse en general en programas basados en la prisión, programas de transición basados en la vigilancia, programas de transición basados en la asistencia y programas integrados de atención integral.

Prevención de la delincuencia

Para cada medida preventiva coercitiva, debemos rechazar al menos una de estas tres afirmaciones. En el caso de las órdenes preventivas civiles, hay una serie de argumentos que nos empujan a negar (1), especialmente en los casos de delitos sexuales. Tales argumentos sostienen que, debido a su naturaleza punitiva, tales órdenes sólo pueden concederse legítimamente si se sigue un procedimiento similar al penal. La “fuerte restricción procesal” que está presente en los juicios penales pero que está ausente en las órdenes preventivas en las que me centraré -por razones de espacio- en los ejemplos de este trabajo es el requisito de que las condenas se hagan con presunción de inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad de una persona más allá de toda duda razonable. Por supuesto, me referiré a los otros elevados estándares que deben cumplir los procedimientos penales y que pueden no cumplir las órdenes preventivas, como la claridad de las normas, la ausencia de aplicación retroactiva y el principio de igualdad de aplicación.Nota 4Algunos autores se inclinan, en cambio, por negar (2) con respecto a ciertas órdenes preventivas civiles. En el contexto del Reino Unido, podemos ver el fundamento preventivo de las órdenes de prevención de delitos sexuales expresamente en las recientes directrices del Ministerio del Interior:

Lee más  ¿Cuáles son los diferentes tipos de procesos?

Castigos para los delitos

comprende estrategias y medidas que tratan de reducir el riesgo de que se produzcan delitos y sus posibles efectos nocivos para las personas y la sociedad, incluido el miedo a la delincuencia, interviniendo para influir en sus múltiples causas”.

“Hay pruebas claras de que las estrategias de prevención del delito bien planificadas no sólo evitan la delincuencia y la victimización, sino que también promueven la seguridad de la comunidad y contribuyen al desarrollo sostenible de los países. Una prevención eficaz y responsable de la delincuencia mejora la calidad de vida de todos los ciudadanos. Tiene beneficios a largo plazo en cuanto a la reducción de los costes asociados al sistema formal de justicia penal, así como otros costes sociales que se derivan de la delincuencia”. (Resolución 2002/13 del Consejo Económico y Social, anexo), (arriba)

La resolución 2008/24 Fortalecimiento de la prevención de la delincuencia urbana: un enfoque integrado, alentó a los Estados miembros a integrar las consideraciones relativas a la prevención de la delincuencia en todas las políticas y programas sociales y económicos pertinentes, a fin de abordar eficazmente las condiciones en que pueden surgir la delincuencia y la violencia.

Cómo acabar con la delincuencia

¿Qué justifica el castigo? ¿Cuáles son las razones subyacentes? Esta parte del módulo examina los principales objetivos del castigo penal. Hay cinco justificaciones subyacentes principales del castigo penal que se consideran brevemente aquí: retribución; incapacitación; disuasión; rehabilitación y reparación.

La retribución es probablemente la justificación más antigua del castigo y puede encontrarse en las teorías ofrecidas por Kant y Hegel (Brooks, 2001). Es el hecho de que el individuo haya cometido un acto ilícito lo que justifica el castigo, y que éste debe ser proporcional al mal cometido. Su premisa subyacente ha sido resumida por el filósofo Kurt Baier de la siguiente manera:

Lee más  ¿Qué es un reo de homicidio?

Los teóricos de la retribución afirman que los individuos son seres racionales, capaces de tomar decisiones con conocimiento de causa, y que, por tanto, infringir las normas es una decisión racional y consciente. Proponen una “tarifa basada en el delito”, es decir, “un conjunto de castigos de distinta gravedad que se ajustan a los delitos de distinta gravedad: castigos menores para delitos menores, castigos más severos para delitos más graves” (Cavadino y Dignan, 2007, p. 44). Aunque la idea de la retribución como justificación del castigo penal goza a menudo de apoyo intuitivo, ha sido objeto de diversas críticas. Algunos críticos, por ejemplo, han cuestionado las dificultades de ordenar o clasificar los delitos. ¿Es posible desarrollar una escala satisfactoria de castigos para todos los delitos? Otros cuestionan hasta qué punto los delitos son cometidos por agentes racionales y argumentan que la retribución racionaliza indebidamente la criminalidad. También se ha sugerido que castigar a los individuos porque han actuado mal no aborda las causas subyacentes y las condiciones sociales que han llevado a la criminalidad en primer lugar, y que el castigo debe incorporar un enfoque más rehabilitador (Hudson, 2003; Zedner, 2004).