¿Qué tipo de delito es la desobediencia?

Pros y contras de la desobediencia civil

El interés de la psicología social por las actitudes y el impacto de la influencia social en ellas tiene una larga historia, y obviamente los precursores de Kelman y Hamilton -entre otros- fueron trabajos importantes en psicología social como los experimentos de Milgram sobre la obediencia, los experimentos de Asch y Sherif sobre la conformidad, los experimentos de Darley y Latane sobre el efecto espectador, y el experimento de Zimbardo en la cárcel. Aunque estos experimentos eran muy variados y no se pueden resumir de forma coherente, lo que todos parecían implicar es que prácticamente cualquier persona es capaz de cometer “delitos de obediencia”. Es decir, que personas corrientes que simplemente hacen su trabajo y no tienen ninguna hostilidad especial hacia los demás, pueden convertirse en agentes de procesos destructivos debido a prácticas y técnicas diseñadas para producir sumisión, o lo que Kelman y Hamilton llamaron “fuerzas vinculantes”. Toda esta tradición de la psicología social fue, por tanto, muy importante porque desafió tanto la teoría de la personalidad autoritaria como la de las pulsiones agresivas como orígenes de los actos malvados (véase Forti 2012).

Ejemplos de desobediencia civil

ResumenEste capítulo examina la tensión entre la justificación y el castigo de la desobediencia civil, y las soluciones comunes de los teóricos al respecto, centrándose en dos cuestiones centrales: primero, ¿debe el Estado castigar la desobediencia civil? En segundo lugar, ¿debe el desobediente civil aceptar el castigo? Presenta la base teórica de cada una de estas cuestiones, prestando especial atención a la jurisprudencia estadounidense sobre desobediencia civil. La tercera parte da un paso atrás para preguntarse de nuevo, ¿cómo debemos pensar en la desobediencia civil? y descubre algunos supuestos problemáticos detrás del enfoque teórico común del “problema” de la desobediencia civil.

Lee más  ¿Que postula la teoría objetiva?

En: Alexander, L., Ferzan, K. (eds) The Palgrave Handbook of Applied Ethics and the Criminal Law. Palgrave Macmillan, Cham. https://doi.org/10.1007/978-3-030-22811-8_8Download citationShare this chapterAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Movimiento de desobediencia civil en Myanmar

La desobediencia civil es la negativa activa y declarada de un ciudadano a obedecer ciertas leyes, demandas, órdenes o mandatos de un gobierno (o cualquier otra autoridad). Según algunas definiciones,[especificar] la desobediencia civil tiene que ser no violenta para ser llamada “civil”. De ahí que la desobediencia civil se equipare a veces con las protestas pacíficas o la resistencia no violenta[1][2].

El ensayo de Henry David Thoreau Resistencia al gobierno civil, publicado póstumamente con el nombre de Desobediencia civil, popularizó el término en Estados Unidos, aunque el concepto en sí se ha practicado durante más tiempo. Ha inspirado a líderes como Susan B. Anthony, del movimiento por el sufragio femenino en Estados Unidos a finales del siglo XIX, a Saad Zaghloul en la década de 1910, que culminó en la revolución egipcia de 1919 contra la ocupación británica, y a Mahatma Gandhi en la India de la década de 1920 en sus protestas por la independencia de la India contra el Raj británico. Las protestas pacíficas de Martin Luther King Jr. y James Bevel durante el movimiento por los derechos civiles en la década de 1960 en Estados Unidos contenían importantes aspectos de desobediencia civil. Aunque la desobediencia civil rara vez es justificable ante los tribunales,[3] King consideraba que la desobediencia civil era una muestra y una práctica de reverencia a la ley: “Cualquier hombre que infrinja una ley que su conciencia le diga que es injusta y acepte de buen grado la pena permaneciendo en la cárcel para despertar la conciencia de la comunidad sobre la injusticia de la ley, está expresando en ese momento el más alto respeto por la ley”[4].

Lee más  Recurso de amparo ce

Ejemplos de delitos de obediencia

El interés de la psicología social por las actitudes y el impacto de la influencia social en ellas tiene una larga historia, y obviamente los precursores de Kelman y Hamilton -entre otros- fueron trabajos importantes en psicología social como los experimentos de Milgram sobre la obediencia, los experimentos de Asch y Sherif sobre la conformidad, los experimentos de Darley y Latane sobre el efecto espectador, y el experimento de Zimbardo en la cárcel. Aunque estos experimentos eran muy variados y no pueden resumirse de forma coherente, lo que todos parecían implicar es que prácticamente cualquier persona es capaz de cometer “delitos de obediencia”. Es decir, que personas corrientes que simplemente hacen su trabajo y no tienen ninguna hostilidad especial hacia los demás, pueden convertirse en agentes de procesos destructivos debido a prácticas y técnicas diseñadas para producir sumisión, o lo que Kelman y Hamilton llamaron “fuerzas vinculantes”. Toda esta tradición de la psicología social fue, por tanto, muy importante porque desafió tanto la teoría de la personalidad autoritaria como la de las pulsiones agresivas como orígenes de los actos malvados (véase Forti 2012).